“Estamos ante una catástrofe, ante una situación extrema que es probable se agrave en las próximas horas”.
Así lo aseguró el intendente Jorge Capitanich al evaluar la situación que padece Resistencia a partir de la emergencia hídrica que soporta la ciudad tras los más de 340 milímetros caídos en menos de 48 horas. El jefe comunal encabezó esta noche una nueva reunión de Comité de Emergencia del Municipio de la Ciudad de Resistencia, oportunidad en la que se evaluó con las distintas áreas en el marco del protocolo respectivo de “gestión de riesgo”, ante la situación de catástrofe por las lluvias acaecidas que afectaron gran parte de la ciudad. Con la presencia de secretarios y subsecretarias, el intendente detalló la gravedad de la situación.
“Hay entre 4500 y 5000 familias afectadas, mientras se pronostica que caigan entre 150 y 200 milímetros más de acá hasta el sábado”, explicó Capitanich.
Así, recordó que en 10 días de este mes de enero de 2019 ya se registraron 438 milímetros de lluvia, mientras el récord histórico de todo el mes de enero de 2018 es de 465 milímetros: “Esto significa que hoy 10 de enero, a las 19 horas, estamos a 27 milímetros de superar esa marca”, comentó para magnificar este momento. TODOS TRABAJANDO EN LA EMERGENCIA Durante el encuentro, también se analizaron los distintos trabajos que se vienen llevando adelante.
En este sentido, se aseguró que todos los Centros Comunitarios Municipales se encuentran habilitados para recibir a vecinos que necesiten contención.
Hasta hoy, eran cuatro los Centros habilitados para tal fin. “Tenemos muchos equipos trabajando coordinadamente.
Vamos a trabajar con todos el equipamiento disponible, con sistema de monitoreo y comunicación de la situación de formas permanentes”, agregó.  Además, se contará con varias salas de situación, con un responsable por cada una de ellas, para coordinar los trabajos y realizar los monitoreos correspondientes. En este sentido, se recordó que suman 10 las retroexcavadoras trabajando en el territorio, junto a otras dos excavadoras, dos tractores, más de 20 camiones y más de 250 operarios afectados a la emergencia.
Del mismo modo, la policía del Chaco junto a la municipal trabaja coordinadamente para evitar cualquier corte de calle y que el trabajo se vea afectado. En este sentido, desde el municipio también se aseguró que se trabajará permanentemente para que los servicios no se vean resentidos.
Además, se informó que la entrega de bolsas de arena a los vecinos que así lo requieran continuará este viernes, desde las 7, en la Dirección de Pavimento (Cocomarola -calle 20- y Ameghino); más allá de las que el mismo municipio se encarga de llevar a las barriadas más necesitadas. “Vamos a tener muchos equipos trabajando en el territorio.
Esto es una catástrofe, con más de 1500 pedidos de vecinos recibidos hasta el momento”, insistió el jefe comunal.
Así concluyó: “Estamos ante una gravedad extrema.
Son más de 4500 familias las afectadas, entre rurales y urbanas; mientras creemos que suman 25 mil las personas afectadas”.

Fuente: Diario Chaco >> lea el artículo original