La causa por la muerte de Luisa Romero de 42 y de su bebé de cinco meses de gestación tras un aborto ilegal, ocurrida en mayo del 2017 en la vivienda de una médica de Charata, tiene como novedades.
“La confirmación de que ha quedado firme el pedido de prisión preventiva para la médica imputada, la tuve yo en el Superior Tribunal de Justicia”, confirmó Marcelo Morales, abogado de la familia de Luisa Romero.
“No así para la enfermera, porque había casos recursivos en trámites”, agregó.

En los primeros días de junio de 2017, según había relatado por aquel entonces, el propio Morales, “los indicios llevaron a determinar, fehacientemente que la muerte de la persona fue en el domicilio de la doctora, y se determinó la existencia de una habitación que estaba armada con mobiliario para la atención clandestina de personas, porque no es un consultorio, es una casa particular.
También había instrumental quirúrgico en muy mal estado de conservación, herramientas herrumbradas que fueron secuestradas, y que fueron lavadas, ya que al momento del secuestro estaban húmedas, pero con restos biológicos”.

Morales agregó que “a partir de ahí, en el lugar del hecho se hicieron estudios forenses, donde a través de luces se pudieron encontrar huellas de sangre que fueron limpiadas en el piso, baño y diferentes lugares.
Había gasas, hisopos, con sangre que sería de la víctima”, agregó En la autopsia, se comprobó que el cuerpo del feto estaba dentro de la víctima pero con lesiones.
“Se constató, y hay pruebas contundentes de que la muerte de la víctima se produce por un abdomen agudo producto de un sangrado hacia la cavidad abdominal, y en un lapso muy corto de tiempo, un minuto quizás menos o más.
No existieron maniobras de reanimación, pero si existieron maniobras de limpieza del lugar”, indicaba Morales.

Actualidad

Morales advirtió que en la actualidad “en relación a la causa en sí, todavía estamos en etapa investigativa.
Hemos hablado con la fiscal actuante, y está prácticamente por concluirse la etapa investigativa, pero el expediente aún está en el Superior Tribunal de Justicia, cuando regrese estaríamos en condiciones de continuar la etapa investigativa, o de ser posible decretar su cierre y elevar la causa a juicio”.

Respecto a dónde cumplirá con la prisión preventiva la imputada principal, Morales explicó “las condiciones de la presión preventiva, estará a cargo de la fiscalía actuante, hoy es la fiscalía de la doctora Lucrecia Pistan de Loto, y luego nosotros determinaremos la decisión de contradecir o no esto, cuando se efectivice.
Pero la fiscalía, aún no tiene una confirmación oficial de la situación de una u otra imputada.
Si tiene un informe verbal de mi parte, y en esta semana estarán tomando conocimiento a través del Superior”.

Fuente: Diario Norte >> lea el artículo original