A dos días de acordar el bono de $ 5000 para los trabajadores como compensación por la inflación el Gobierno todavía no publicó el decreto que oficializa la medida, aunque trabaja para definir la 'letra chica' del texto.
El ministro de Producción Dante Sica, que lideró el encuentro con empresarios y la CGT, explicó que avanzan en la redacción con todos los sectores para garantizar el cumplimiento de la medida.

Por el momento el bono será obligatorio solo para el sector privado, aunque sectores empresarios advirtieron que no todos podrán pagarlo.
La UIA pidió que el pago de la compensación, que se otorgará en dos cuotas, se tome a cuenta de las próximas paritarias.
En el caso de los empleados públicos Sica aclaró que no habrá definiciones hasta que se cierre la paritaria de este sector.
El vicejefe de Gabinete Andrés Ibarra negociará con los gremios estatales el alcance del pago extra.

Ante este panorama se reúne el Consejo Directivo de la CGT, que definirá si levanta o confirma el paro general previsto para este mes.
El encuentro se producirá en medio del malestar entre los sindicalistas ante la posibilidad de que la propuesta no incluya a empleados públicos y frente a los reparos de varias empresas, que aseguran que no podrían afrontar este pago adicional.
Previamente el secretario general de la central obrera Héctor Daer advirtió que esperan la publicación del decreto para determinar los pasos a seguir.

Uno de los vicepresidentes de la Unión Industrial Argentina, Daniel Funes de Rioja, explicó que muchas empresas atraviesan dificultades por la crisis económica y advirtió que no todas podrán pagar el bono.
Pidió que se extiendan los plazos para otorgar la compensación (en principio está previsto para noviembre y enero) y que haya acceso a créditos blandos para poder costear el bono.